Espectacular el ambiente en la bajada de la calle mayor del 2019. Se trata de uno de los últimos momentos del Alarde pero uno de los más intensos y más bonitos. Las cantineras se han emocionado y en las aceras la alegría ha sido desbordante.